Expertos denuncian: Teatro Lambe Lambe provoca Terremoto en Chile!

 

Miles de personas se vieron damnificadas tras la 1ª versión del extraño festival de teatro que tuvo su epicentro registrado en la región de Valparaíso, pero que fue sentido en varias partes del país y del mundo.

Entre los días 1º y 6 de abril del 2014 los habitantes de la ciudad y sus oportunos visitantes se vieron afectados por una ola sísmica provocada por espectáculos de Teatro de Animación (expresión del teatro que se utiliza de muñecos y/o objetos para sus representaciones y que – engañosamente - son tomados como patio trasero de las artes de la representación) realizados en cajas. Los espectadores aturdidos evacuaron emociones, de forma ordenada y en fila, saquearon sentimientos de las más variadas índoles con el intuito de juntar alegría y felicidad para épocas de escases.

 Fue un verdadero caos. A todo momento se veían lágrimas doloridas y emocionadas. Personas afectadas, sentimientos internos reordenados, sonrisas por doquier, miradas nerviosas y desconfiadas, figuras masculinas con aire de sensibilidad, obreros, ejecutivos, niños y viejos constatando que el arte si tiene algo que entregarles. Incluso los que están  acostumbrados a movimientos parecidos se conmovieron. Nadie se quedó al margen de las nefastas consecuencias del 1º Festival de Teatro lambe Lambe. La “tierra” se movió!

In situ recibimos varios testimonios de lo avasallador que fue tal evento. Lindo, delicado, precioso, emocionante, alentador, creativo, fuerte, impresionante eran las palabras más oídas. Sin lugar a duda estamos frente a un movimiento de la naturaleza humana que no nos puede dejar indiferentes.

De donde viene?

Varias manifestaciones parecidas se han registrado a lo largo de la historia. Existen dibujos que comprueban la aparición de pequeños espectáculos hechos en pequeño formato y para público reducido en la antigua China y entre los pueblos Rumanos. Pero es en Brasil, en pleno siglo XX, donde la cosa se pone más densa. A una “bonequeira” se le ocurre trasladar una performance con títeres para el interior de una carcasa de máquina fotográfica de cajón. Esto, hasta donde se sabe, genera el primer de una serie gigante de sismos en dicho país y que viene replicándose en distintas partes. En tierras chilenses, averiguamos que un ciudadano también brasileño (ojo) tuvo un sueño y materializó este sueño en una cajita. Inmediatamente contagia a sus entonces compañeros de Cia. Juntos y luego por separado, empiezan a difundir este acto de vandalismo emocional en el territorio nacional. Indiscriminadamente ellos se han encargado provocar pequeños sismos, sin ningún control hacen talleres, promueven presentaciones y infectan a otras personas a hacer lo mismo: contagiar humanidad a través de estos pequeños fragmentos de situaciones cotidianas y que llevan consigo una pregunta que o quiere callar: ¿porque esta forma de arte nos emociona tanto?

Pero ahora, frente a tamaña barbarie, que podemos hacer?    

 

Al parecer el panorama es incierto. Todo indica que movimientos como este seguirán sucediendo y las autoridades tienen que tomar cartas en el asunto. No es posible que ellos den la espalda  y se hagan los desentendidos. Nosotros, los ciudadanos de bien, exigimos una respuesta clara y objetiva. El estado chileno, los gobernantes de Latinoamérica y los líderes mundiales tienen que prever donde y cuando estos nuevos sismos ocurrirán. Y nosotros debemos cobrar de las autoridades una posición. Necesitamos estar atentos e informados sobre algo tan importante que está ocurriendo 

 

Luciano Bugmann

Actor, Titiritero y Lambelambeiro

UBU VIRREY“ Un camino hacia el atrevimiento”
Acto Primero

Alfred Jarry, dramaturgo y poeta francés, nacido en Laval. Destaca en la literatura por sus hilarantes obras de teatro y su estilo de vida disoluto y excéntrico. Su primera obra, Ubu rey (1896), la escribió cuando tenía 15 años y se interpretó por primera vez en el teatro de marionetas de Pierre Bonnard (1898), siendo una de sus voces la de la actriz Jovita Nadal. La obra la llevó a escena Firmin Gémier en 1896 y desde la noche del estreno se convirtió en una referencia clave para el surrealismo francés. En ella Jarry arremete contra la visión tradicional de la autoridad a través de la llegada al poder de un grotesco y pomposo rey, Ubu, y su esposa, Madre Ubu, que simbolizan la codicia, la ignorancia y las actitudes burguesas. Esta farsa, cuya presentación provocó un auténtico escándalo, está considerada como la primera obra del teatro del absurdo; http://www.epdlp.com/escritor.php?id=1862

Acto Segundo

Existen muchos caminos para atreverse a dar vida a una historia a través del arte de los títeres. Plantear diferentes técnicas del trabajo con muñecos (cuatro: Guiñol, títere plano, teatro de sombras y sujeción directa) y hacer que éstas se unan en una misma puesta en escena, es ardua tarea y un camino atrevido, arriesgado y hasta peligroso.Pues bien, la Compañía El Submarino Invisible Del Capitán Nemo en coproducción con Títeres en Peligro - y el Teatromuseo - junto a sus intérpretes, logran dar vida a un texto inquisidor, que se ve manifestado y reflejado en cada uno de sus personajes, principalmente en el Padre y la Madre Ubú. La puesta en escena nos sitúa en un universo grotesco y aterradoramente actual. Nos muestra – absolutamente desprovista de cualquier hermetismo - que desde su estreno en París, el 10 de diciembre de 1896 a la fecha, que como sociedad no hemos aprendido nada. O que nuestra lucha contra las distintas tiranías y expresiones de grosera e ineficiente política no han sido eficaces, o demasiado fuera de foco. Ubu Virrey es una excepcional adaptación y cuenta con muy bien logrados regionalismos chileno-colombianos que dan un toque especial y divertido al montaje.

Acto Tercero

La construcción de los títeres es genial. El uso de los materiales y los detalles de manufactura. Son muñecos extremadamente expresivos, grafican y concretizan lo grotesco, la crueldad, la tiranía política y humana que existe en los pueblos, en muchas familias y en la vida cotidiana; una realidad fantástica pero más cercana de lo que se cree.El diseño integral de la obra, más el trabajo interpretativo de los titiriteros, que a ratos sorprenden entre los cambios sostenidos de muñecos y voces, una escenografía mínima y eficiente, con espacios escénicos bien aprovechados y la música, entregan al espectador un universo complejo - no estamos acostumbrados a un teatro de muñecos tan brutal - pero fácilmente reconocible y deliciosamente sencillo.Los muñecos biplanos son bellos, pero aun no encuentran su lugar en el montaje. Aparecen para graficar algunos pasajes pero si hiciéramos el ejercicio de imaginar la obra si ellos, no sentiríamos mucho su falta.

Acto Cuarto

El texto es complejo e inevitablemente requiere de un trabajo de recorte intenso que está logrado en el montaje. Aun con un montaje interesante por la puesta en escena y la actuación de los muñecos, resulta cansador en algunos momentos. El engolosinamiento puede resultar peligroso.El uso de apagones durante la obra, debiera funcionar como un personaje más dentro de la negra puesta en escena. Se entiende que así lo plantea el director. Aún así, es un arma de doble filo, que puede perjudicar y contribuye a un cansancio innecesario del espectador y de la obra (sobre todo, cuando aun no hay una coordinación entre la obscuridad y la acción invisible de los titiriteros que arman y desarman en estos espacios negros y el espectador los descubre!).

Acto Quinto La canción del descerebraje.

El Teatro de Animación es un arte que a ratos viene dando saltos cualitativos en América Latina. Espectáculos como Ubu Virrey son ejemplos de lo lindo que pueden llegar a ser y lo más importante: llevar a los asistentes a una reflexión activa de su entorno y condición como sociedad.“Mirad, mirad la maquin' girar,mirad, mirad el cerebr' saltar,mirad, mirad a los rentistas temblar.¡Hurra, cuernos en el culo, viva el Padre Ubu!”

Larga vida a UBU VIRREY!!!

Fuente: http://www.teatromuseo.blogspot.com/p/analisis-de-obras.html

 

Estimados Socios y Socias de UNIMA Chile, 

Titiriteras y Titiriteros de todo el mundo*

 

¡Una vez más estamos de fiesta!, sí una vez más, en este 21 de marzo, celebramos nuestro arte.

En un primer momento y con una mirada rápida, pudiera parecer raro que esta fiesta celebre al Títere. No al Titiritero, el que es motor de la creación, ni al Arte que depende del público y de la convención que se establece en estos tres elementos: el Objeto, su Animador y el espectador. Sin embargo exaltamos y celebramos el Títere. Y quizás no pudiera ser diferente. Tan fuerte, tan expresiva es su existencia que lo hemos mantenido – como Humanidad -  vivo o mejor dicho viviente, en nuestras memorias, a lo largo de la historia.

 

Cuando hablamos de títeres, en una conversa trivial o discusión más apurada, siempre se nos viene en la cabeza el objeto receptor de energía, el ser simulador de vida en acción. A pocos les salta a la imaginación un muñeco sin vida, expuesto o botado.

 

Por eso celebramos el Títere. Porque con ello celebramos a la vida.  Aclamamos el o los universos que crea y desarrolla este objeto. Lo hacemos porque el nos transforma y con el provocamos transformaciones. A través de él aprendimos a sobrevivir, a hablar y relacionarnos. Al avanzar el mundo fueron surgiendo otras instancias y opciones, pero el títere fue la primera.

 

Ya sea un humanoide brillantemente articulado, de construcción compleja y de materiales nobles o un palito con dos tapas de botella y un pedazo relegado de tela; ambos pueden llegar a llevarnos de la risa al llanto, del apego al rechazo;  nos abren puertas y nos acomodan internamente sentimientos y sensaciones. Ya decía el Maestro André Cherubini: el títere es familiar a todos, incluso a una persona que nunca lo ha visto. Indiscriminadamente, todos lo tenemos presente – vivo – en nuestro imaginario.

 

¡¡CELEBREMOSLO!!

 

LUCIANO BUGMANN

 

* Saludo del presidente Unima Chile - Gestión 2010/2011 Para el Día del Títere.

Contacto

 Email:

 mestrelunas@gmail.com

 

Twitter:

 @mestrelunas

 

skype:

luciano.bugmann


Transforma-se o amador na cousa amada, por virtude do muito imaginar; não tenho, logo, mais que desejar, pois em mim tenho a parte desejada.

Luís Vaz de Camões

Artista Afiliado a UNIMA Iternacional